← De nuevo Historias de Éxito

Ida A.

Conserva tu Casa California ayuda a que propietario Mantega la Casa de sus sueños

Fue amor a primera vista para Ida A.

“Cuando entré en la habitación del frente, era muy grande con un montón de ventanas,” dice Ida, quien compró su apartamento del Sur de California en el 2005. “Tengo una hermosa vista, es como que vivo en una casa con árboles de pino.”

Ella y sus cuatro hijos hicieron el condominio en el tercer piso, su hogar tan querido.

“Mis hijos y yo pasamos por mucho,” dice Ida, una madre soltera. “Realmente es un santuario para nosotros.”

La familia de Ida crecio un poco después de mudarse a su casa.

“Uno de mis recuerdos más felices fue cuando ellos eran adolescentes muy jóvenes, agarramos un cachorro,” ella dice. “Es un recuerdo tan agradable. Estábamos muy emocionados.”

Pero hace varios meses, sus años de emoción se convirtieron en interminables días y noches de preocupación después de que ella perdiera su trabajo.

“Yo estaba pasando un mal rato, estaba luchando,” ella dice. “Estaba perdiendo todo. Estaba asustado. Yo estaba en una situación difícil. Todo el año, yo estaba pasando por mucho.”

Entonces, un amiga le habló a Ida de Conserva tu Casa California, el programa de asistencia gratuita de hipoteca que ha ayudado a más de 63,000 propietarios desde Febrero del 2011. Su amiga había sido aprobada para el programa con fondos federales y administrado por el estado.

Así, Ida, que fue despedida  en Septiembre del 2015, aplico para Conserva tu Casa California. Wells Fargo, su recaudador de préstamos hipotecarios, hizo el proceso mucho más fácil, permitiendo Ida que mandara por fax los documentos necesarios y los trámites de una sucursal local.

“Me encontraba muy estressada,” dice ella. “No quieria que me atrasara en mis pagos de hipoteca.”

Ella fue aprobada a principios de Diciembre para el Programa de Ayuda Hipoteca por Desempleo hipoteca, que proporciona hasta $3,000 al mes por hasta 18 meses, o un total de $54,000.

“No lo podía creer,  era demasiado bueno para ser verdad,” ella dice, recordando cuando ella abrió el correo electrónico que detalla la aprobación. “Es un gran alivio. Estoy muy agradecido.”

Ahora, Ida puede concentrarse en encontrar un buen trabajo, mientras también disfruta de su condominio, donde su nieto viene más a menudo y juega en el entorno limitado en el balcón.

“Sin él, habría perdido mi casa,” dice de Conserve tu Casa California. “Es la diferencia entre día y noche.”

← De nuevo Historias de Éxito