Fecha limite de solicitud : 29 de Junio del 2018
El programa esta cerrado y ya no esta aceptando solicitudes para asistencia.

← De nuevo Historias de Éxito

Loretta R.

‘Quiero que mi casa sea un rayo de luz’

La propietaria Loretta R. nunca ha olvidado la amabilidad de un extraño cuando se mudo a Los Angeles en el 1974.

Loretta, una mujer soltera y madre de un hijo de 8 años de edad, estaba escapando de una mala situación en el área de la Bahia con la esperanza de una vida mucho mejor.

“Estaba realmente en un estado espantoso,” recuerda Loretta, mas de cuatro decadas despues. Una mujer tomó a Loretta y a su hijo, y les ayudó a construir la fundación para un futuro mejor. “Ese acto de bondad realmente puso todo en movimiento para mi. Tres años después, pude comprar una casa.”

Trienta años despues, Loretta nunca ha olvidado la generosidad y la paga adelante todos los días en su vecindario.

“Quiero que mi hogar sea un rayo de luz,” dice Loretta, que es conocida como “Tía Lo” en su vecindario del sur de Los Angeles. Siempre está dispuesta a ofrecer una buena comida, mentoría, apoyo y oración para los necesitados. “Solo abre tu corazón y deja que la gente entre… Haces espacio para la gente.”

En una época en la que muchos propietarios no saben mucho acerca de sus vecinos de al lado, Loretta está orgullosa de su comunidad unida.

“Vivo en un vecindario donde hay un vínculo tan fuerte de amistad y unidad,”dice Loretta, quien a menudo tiene adultos y niños que aparecen en su casa. “Estamos allí cuando la vida entra en el vecindario, y cuando Dios toma la vida del vecindario.”

Pero mientras Loretta continuaba administrando y ministrando, las necesidades de su comunidad y vecinos, ella estaba lidiando con sus propios desafíos,   algunas cuestiones financieras impulsadas por un despido que la obligo a quedarse atras en sus pagos hipotecarios.

“Incluso cuando las cosas se estaban cayendo sobre mí econoómicamente… regrese a la escuela para obtener mi título de Universidad,” dice Loretta, una ministra que obtuvo una maestría en liderazgo urbano global en 2015.

Ella es la que está comprometida con su comunidad. Loretta también tenía fe en que encontraría una manera de abordar sus problemas hipotecarios. “Creo que la bondad y la misericordia están ahí fuera,” dice.

Ella por primera vez escuchó acerca de Conserva tu Casa California de la Corporación de Asistencia de Vecindario de América (NACA) durante un gran evento en 2011. Solicitó el programa de asistencia hipotecaria gratuita tres veces sin suerte—ella  no cumplió con los requisitos mínimos de ingresos.

“Pense que tal vez que tenia que renunciar a mi casa. Mi hijo dijo que sólo lo vendiera,”  dice Loretta. Pero su nieta de 18 años tenía una respuesta muy diferente. Ella dijo, “tienes demasiados buenos recuerdos en esa casa.”

De hecho, la vida de Loretta se ha centrado en su hogar, vecinos y vecindario los últimos 44 años.

“Mi casa se ha convertido en una casa de Ministerio,” dice Loretta, quien tiene un programa de enriquecimiento de tres días para los niños del vecindario en su casa en ocasiones. Los vecinos tambien pasan por mi casa para visitarme y comera alo. “Dicen que qse sienten tranquilos aqui.”

Loretta se determinó, gracias a los comentarios de su nieta y las palabras de aliento, para encontrar una manera de salvar a su casa.

“Era mi responsabilidad buscar tanta información para salvar mi casa,” dice. Loretta no necesitó mucho, sólo lo suficiente para ponerse al día con sus pagos hipotecarios vencidos.

Por lo tanto, con mucho que perder, se aplicó de nuevo para Conserva tu Casa California  a principios del 2017. Fue aprobada varias semanas más tarde para el Programa de Ayuda para la Restauracion Hipotecaria.

El programa específico ofrece hasta $54,000 para ayudar a los propietarios de vivienda a ponerse al día con sus pagos hipotecarios vencidos. El programa da a los propietarios de viviendas una pizarra limpia, permitiéndoles permanecer en su casa siempre y cuando se mantengan al día con los pagos de la hipoteca.

“Emocionalmente, se tomó el alivio de gran tiempo,” dice el Programa de Ayuda para la Restauracion Hiptocaria. “Mi prestamista estaba llamandome varias veces a mi teléfono.”

Ahora, Loretta puede cubrir su pago hipotecario con sus ingresos del seguro social. “Estoy por delante ahora, en lugar de detrás.”

Y eso es debido a Conserva tu Casa California.

“Su nombre ejemplifica la pasión de la gente,” dice Loretta, quien agradece los esfuerzos de aquellos en el centro de consejería. “Gracias a Dios por Conserva tu Casa California.”

← De nuevo Historias de Éxito