Fecha limite de solicitud : 29 de Junio del 2018
El programa esta cerrado y ya no esta aceptando solicitudes para asistencia.

← De nuevo Historias de Éxito

Shirley Y.

‘Caí fuerte y me dieron un poco de alivio. Fue una experiencia buena, un lugar suave para aterrizar’

Algunos recuerdos duran toda la vida.

Shirley Y. -recuerda la primera vez que vio su infancia en casa – hace 68 años.

“Cuando tenía 4 años, mi papá me levantó y miré a través de las ventanas delanteras para ver los pisos brillantes,” dice Shirley. Ella recuerda mirar la sala y casa entera. “Era como una mansión. Era algo nuevo que pasaba… era bueno.”

La casa estaba lejos de ser una mansión, pero sin duda fue algo bueno para nuestra familia. Muy Bueno.

“Es un hogar bellamente diseñado,” dice Shirley, quien regresó a su hogar de infancia como propietario de casa hace años.  “Es un lugar muy tranquilo. Ha sido un puerto seguro para mi familia.”

La casa ha sido ese “puerto seguro” durante casi 70 años, a través de los mejores y más difíciles de los tiempos.

“Mis padres querían algo seguro y cómodo,” dice Shirley, cuya hija y nieta ahora viven en la casa del área de la Bahía con ella. “Todavía tiene el mismo sentido de la calidez y la promesa.”

Y de eso se trata el hogar. Pero Shirley, como muchas personas de la tercera edad, ha necesitado tomar algunas decisiones difíciles para salvar a su querida casa familiar. Una hipoteca inversa ofrece a Shirley cierta flexibilidad financiera y tranquilidad mental.

“Creo que algunas personas tienen miedo de hipotecas inversas,” dice. “Pero ha sido un verdadero salvavidas. Algunas personas mayores deberían realmente considerar una hipoteca inversa.”

Muchos propietarios de vivienda con una hipoteca inversa, como Shirley, viven con un ingreso fijo o limitado, y que puede crear una dificultad financiera, especialmente cuando los impuestos a la propiedad y el seguro de los propietarios aumentan.

“Causo un poco de interrupción,” dice Shirley del aumento de los impuestos a la propiedad impulsado por los precios de los hogares de rápido aumento en su vecindario de la Bahía que se ha popularizado con los compradores de casas. “Pudimos hacerlo por un tiempo… Sólo seguíamos siendo exprimidos.”

Es una situación muy común para los propietarios de viviendas con hipotecas inversas.

“Ha sido muy difícil para mí,” dice Shirley, que ha salvado a lo largo de su vida. “Me siento como si volviera a ser una mujer joven… donde usted tiene que mirar cada centavo. Esta es la historia de (personas mayores trabajadores) como nosotros.

Afortunadamente, su prestamista hipotecario, Champion Mortgage, refirió a Shirley Conserva tu Casa California. El p Programa de Ayuda de Hipoteca Inversa gratuita que ofrece hasta $25,000 para ayudar a las personas de la tercera edad a ponerse al día con sus pagos relacionados con la hipoteca inversa, en particular los impuestos sobre la propiedad.

“Fueron tan amables, nunca me sentí juzgada,” dice Shirley, de los consejeros de Conserva tu Casa California. “Eso fue emocionalmente importante para mí. Me caí fuerte y me dieron un poco de alivio. Fue una experiencia buena, un lugar suave para aterrizar.

El Programa de Ayuda de Hipoteca Inversa cubre los impuestos sobre la propiedad que estan vencidas y los impuestos del año actual, proporcionando miles de dólares en el alivio financiero inmediato.

“Estoy rica de casa, pero no tengo dinero,” dice Shirley, que agradece mucho Conserva tu Casa California y el esfuerzo de gran alcance para salvar a las casas de la ejecución hipotecaria. “No tiene sentido poner a la gente fuera de sus hogares.”

Como parte del Programa de Ayuda de Hipoteca Inversa, los propietarios de viviendas deben completar una sesión de asesoría financiera dirigida a ayudarlos a volver al pie.

“Se dónde estoy financieramente, y cómo llegué aquí,” dice Shirley, quien está abordando sus desafíos financieros. “Estoy luchando a lo largo, pero estamos empezando a ver un poco de alivio.”

Esa es la meta detrás de Conserva tu Casa California.

“Tenemos una casa que es humilde y dulce,” dice Shirley. “Esta casita, todo el mundo ha venido y se ha ido.”

Y, en el caso de Shirley, ha vuelto, de nuevo.

← De nuevo Historias de Éxito